• Tiempo de lectura:6 minutos de lectura

Estas dos soluciones de refrigeración tienen características y aplicaciones diferentes. La pasta térmica es más eficaz que las almohadillas térmicas para disipar el calor, pero también puede dañar los componentes si se aplica incorrectamente. En este artículo te explico las mejores formas de utilizarlas.

¿Qué debo elegir entre una almohadilla o una pasta térmica?

La pasta térmica es una sustancia viscosa a base de silicona diseñada para rellenar los microespacios entre dos superficies metálicas. La pasta térmica requiere una aplicación cuidadosa y manual sobre la superficie térmica. Aunque pueda parecer más compleja, la aplicación de pasta térmica permite mejorar la refrigeración.

Almohadilla térmica frente a pasta térmica

Las almohadillas térmicas son materiales maleables de silicona o grafito diseñados para facilitar la transferencia de calor entre dos superficies. Suelen aplicarse previamente a los disipadores de calor. Las almohadillas térmicas son fáciles de usar porque están listas para usar y no requieren preparación ni conocimientos especiales.

Sin embargo, suelen ser menos eficaces que la pasta térmica a la hora de disipar el calor.

Si busca el mejor rendimiento térmico posible, es preferible utilizar pasta térmica.

¿Qué componentes necesitan pasta térmica?

La pasta térmica puede ser más potente que la almohadilla térmica, pero también es más complicada de aplicar y suele requerir que acudas a un profesional informático para sustituirla. Te recomiendo que la apliques en componentes que generen mucho calor:

  • El procesador (CPU): El procesador es uno de los componentes más calientes de un ordenador, ya que realiza la mayoría de los cálculos y operaciones. La pasta térmica se utiliza para maximizar la disipación del calor y obtener el mejor rendimiento posible.
  • La tarjeta gráfica (GPU): La pasta térmica también debe aplicarse a la GPU (tarjeta gráfica). La GPU genera mucho calor cuando se utiliza para tareas gráficas intensivas como juegos o renderizado de vídeo.

¿En qué componentes debe aplicarse una almohadilla térmica?

Aunque las almohadillas térmicas tienen una conductividad térmica ligeramente inferior a la de la pasta térmica, ofrecen importantes ventajas en cuanto a facilidad de instalación y durabilidad. Su aplicación está especialmente recomendada para principiantes, ya que no hay riesgo de que se derramen sobre la placa base, evitando así cualquier posible daño a los componentes electrónicos.

Aplique una almohadilla térmica a una SSD M.2 NVMe.

Los discos duros NVMe, debido a su diseño similar al de la memoria RAM, tienden a generar una cantidad significativa de calor. Para mejorar la disipación térmica y evitar el sobrecalentamiento, se recomienda aplicar una almohadilla térmica a estas unidades de disco duro. Además, se recomienda encarecidamente el uso de un disipador térmico para las unidades NVMe M.2. Estas medidas prolongan la vida útil del disco duro y garantizan un rendimiento estable.

Aplique una almohadilla térmica a los módulos de memoria

La memoria RAM, aunque es un generador de calor moderado en uso estándar, puede producir altos niveles de calor en configuraciones de alto rendimiento. Para mantener una temperatura estable y maximizar la eficiencia de su sistema, recomendamos aplicar almohadillas térmicas a los módulos de RAM. Esto ayuda a prevenir el riesgo de sobrecalentamiento y garantiza la durabilidad de su hardware.